Relojes Suizos historia de la relojeria Suiza

La industria relojera suiza, tiene gran reputación y la ha tenido durante 4 siglos. Esta fama está muy bien ganada, y se basa en los importantes aportes tecnológicos que los relojeros suizos introdujeron, y a su habilidad como comerciantes.

La reputación del reloj suizo y la industria relojera Suiza es mundial debido a su gran calidad, precisión, fiabilidad, resistencia. Durante siglos, han aportado innovaciones como los relojes pulsera, los relojes de cuarzo, los relojes pulsera resistentes al agua, los relojes pulsera más delgados, etc.

Historia de la industria relojera Suiza:

Esta historia comienza a mediados del siglo XVI. En esos años la prohibición de portar joyas, los orfebres y joyeros suizos se vieron obligados a encontrar salida a su oficio, y la encontraron en la fabricación de relojes. Para finales de siglo XVI, la calidad de sus relojes ya era conocida a nivel internacional.

Desarrollo de la industria relojera Suiza:

La industria relojera suiza Los relojeros suizos, no sólo eran maestros en su oficio, sino también hábiles comerciantes, y recibieron el valioso apoyo de los bancos, lo que les permitió orientarse desde el comienzo a la exportación de relojes.

En los comienzos, los suizos copiaban modelos franceses e ingleses, pero su producción más eficaz, les permitía ofrecer sus copias a menor costo. Esto les permitió prosperar, y cuando estuvieron afirmados en su posición, pudieron comenzar a crear sus propios modelos. Los hábiles relojeros suizos, viajaban a los países donde podían colocar su mercadería, pero además, se interiorizaban de las necesidades y gustos de sus clientes.

Los componentes, eran fabricados en hogares privados, o en talleres pequeños, en pueblos cercanos a Ginebra, y el montaje final se producía en las relojerías de Ginebra. (ver Swiss Made)

Aunque los suizos no fueron quienes inventaron el reloj de pulso, y tampoco fueron los primeros que producían y vendían este artilugio. Los italianos, alemanes, franceses e ingleses ya experimentaban en el tema y fueron quienes perfeccionaron el arte de fabricarlos y la calidad de sus relojes fue lo que los llevo a ostentar el reconocimiento que aún hoy en día tienen de producir los mejores relojes del mundo.

Por eso muchas compañías ponen en sus relojes el famoso “swiss made” para darle distinción a su producto.

Existen varios estilos de reloj de acuerdo al uso:

Relojes Clásicos: Son aquellos que usualmente van con traje o para eventos especiales. Son modelos que no llaman la atención. Su correa puede ser de cuero, oro o acero inoxidable.

Relojes de Buceo: Adicionalmente a la hora estos ayudan a controlar el tiempo máximo de inmersión. Entre sus características están las de ser resistentes a la profundidad (debe ser mayor de cien metros), ser legibles en la oscuridad, tienen resistencia a los choques y a la sal marina. Los hay de tres tipos: digitales, clásicos y ordenadores de buceo.

Relojes de Carreras: Traen cronómetro con sub-diales extra para indicar con precisión los minutos y segundos del tiempo transcurrido durante un evento y suelen traer un marco giratorio que funciona como taquímetro, que ofrece una lectura rápida de la velocidad media con la que se ha recorrido una determinada distancia.

Relojes GMT: Su función diferencial es que dan la hora en diferentes zonas horarias, por esa las siglas GMT “Meridiano de Greenwich”. Estos traen una segunda manecilla que se ajusta para que dé una hora diferente (formato de 24 horas) a las de las manecillas principales y que se puede leer gracias al marco giratorio alrededor del cristal que trae los números.

Relojes ABC (por sus siglas en inglés): Estos relojes cuentan con altímetro, barómetro y brújula. Otros modelos pueden adicionalmente venir con GPS, termómetro, indicador de fases lunares, de mareas, de profundidad, pero no siempre son exactos en sus mediciones.

Relojes “Skeletons”: Son relojes analógicos con un dial transparente que deja ver su maquinaria (esqueleto).

La complicación en los relojes:

En el mundo de la alta relojería, una “complicación” es una función adicional que trae el reloj, y que suelen aumentar su valor. Se les llama así porque al agregarla se complica el mecanismo de todo el reloj.

Las complicaciones más comunes son las siguientes:

Cronógrafo: Tiene la función de contar el tiempo. Puede registrar con precisión centésimas de segundo, décimas de segundo, segundos, minutos y horas.

Tourbillon: Es una complicación clásica que sirve para compensar el efecto de la gravedad en un reloj mecánico cuando no está siempre en una determinada posición, Con el mecanismo de Tourbillon se evita que el reloj atrase o adelante.

Si busca vender reloj usado o relojes antiguos,  con la mejor tasación del mercado , lo esperamos en nuestro local en Recoleta, Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Compramos Relojes al mejor precio. No venda sin consultarnos. Nos interesan todas las marcas de Alta Relojería como por ejemplo: Rolex, Vacheron Constantin, Patek Philippe, Piaget, A. Lange & Söhne,  Breitling, Audemars Piguet, IWC , Jaeger- LeCoultre , Panerai,  Richard Mille, Ulysse Nardin, Longines entre otros.

(011) 5368 5266
info@simonettacompra.com

Compartir en: